Caza Imprimir
Parque Natural Señorío de Bertiz
Desde el siglo XII, en la villa de Etxalar , se pone en práctica durante el otoño un antiguo método para la caza de las palomas, torcaz y zurita. Éstas, como muchas otras especies migradoras, huyen del frío del norte de Europa para invernar en lugares más templados del sur.

Estos movimientos migratorios naturales son conocidos y usados desde antaño por los habitantes de Etxalar, que aprovechan el paso por los collados de sus montes para capturar los bandos de palomas. El método consiste en emplear a su favor una táctica defensiva utilizada por las palomas ante la presencia de rapaces: el bando desciende en picado para atravesar los collados al nivel de las copas de los árboles donde las rapaces no pueden seguirlas. Numerosas torres elevadas acogen a los vigías que avisan de la llegada de los bandos. Al acercarse un bando, son lanzadas al aire unas paletas de madera blanqueadas con cal, que en su planear simulan el vuelo de una rapaz. Las palomas en su veloz descenso, caen en las redes que previamente se han dispuesto entre los árboles. Este sistema de captura ancestral, no perjudica de modo sensible al tamaño de las poblaciones de palomas que atraviesan el Pirineo, ya que el numero de ejemplares capturados, raramente supera el millar.